La Vida en Terapia Intensiva 

¿Por qué hice este trabajo? Buena pregunta. En el año 1992 el Doctor Reussi me acompañaba al piso de quirófanos del Hospital Británico, donde me esperaba el cirujano. Mi visión desde la posición acostada y a la velocidad que empujaban la camilla, era de la de los cielorrasos y las luces de esos pasillos. En ese momento le comenté: "La próxima traigo la cámara". Pero después reflexioné: "Ojalá no haya nunca más una próxima".

 

En el año 1994 el Dr. Reussi me pidió que tomara unas fotografias en la Terapia Intensiva de la clínica donde él y su equipo trabajaban. Yo acepté pero con una condición: que me dejaran hacer un trabajo comprometido. Por supuesto que aceptaron inmediatamente y entonces me puse un delantal de médico y pasé a ser la doctora Weisz. Estaba en todos los rincones, jugaba todos los roles, miraba todo.

 

Ver sin que me vieran. Tomé posesión del lugar y me moví con total libertad.

 

Tuve mucho apoyo, muchos cafés y largas charlas.
Ahora con el libro terminado , leo los testimonios ¡y todo suena tan familiar!

 

Es como si buena parte de mi vida la hubiera pasado en Terapia Intensiva. Muchas veces uno no lo registra. De repente, como por arte de magia, un día se da cuenta que sí. Que ahí estuvo y que pasó largo tiempo luchando por su vida, para después poder disfrutar de cada pequeña cosa y mirar el mundo desde otro lugar.

 

 Abril 2005