Rumania

En el año 1986 me invitaron a cubrir para los diarios Nación y Clarín un desfile de modas en el Castillo del Conde Drácula en Transilvania, Rumania.

Estas imágenes fueron tomadas durante el mes de abril de 1986. Recorrí 1.500 km. desde Bucarest, pasando por distintas ciudades, monasterios medievales y los carpatos hasta llegar a Brasov en Transilvania.

 

Al grupo de periodistas de distintos medios que habíamos sido invitados, nos llevaron a recorrer los caminos de este pequeño país en una combi. Era época de dictadura, de comunismo rabioso. Nos dijeron que no hacia frío y no llevamos abrigo y cuando quisimos comprar aunque sea un par de guantes porque nevaba no se conseguía nada. En la calle no había nada para comprar. Era algo increíble.

 

Y así recorrimos los más de 1000 km por el territorio de Rumania, por distintas ciudades donde nos agasajaban y ofrecían lo mejor que tenían, tanto la comida como los hoteles para que nos lleváramos una imagen de abundancia que era totalmente falsa. El recorrido iba de las montañas nevadas a los monasterios maravillosos, donde yo me hubiera quedado sacando fotos un largo tiempo, tenían misterio y belleza y la gente era muy amable.

 

Finalmente llegamos a Brasov nuestro destino en Transilvania. Fue un viaje de una semana donde saqué tantas fotos como pude, siempre controlada por nuestro guía, a quien nosotros le habíamos puesto el título de espía de la KGB. Si era o no, no lo sabré nunca pero a mi no me dejaba alejarme para hacer las fotos que yo quería así que me las ingenié bastante bien para mostrar no solo lo que ellos querían que viéramos sino alguna que otra cosa que llamó mi atención.
 

Julie Weisz

Julio de 1986