Fotógrafos

 

Si cada una de las personas que se acercan a mirar esta muestra buscara en internet los nombres de cada uno de los fotógrafos retratados, encontraría fotos de su obra y diversa información sobre ellos.

Es interesante pensar que cuando la mayoría de estas fotos fueron tomadas hace más de veinte años, esta posibilidad no existía.

En ese entones, como público conocíamos las imágenes que los fotógrafos nos presentaban en libros y exposiciones pero difícilmente teníamos acceso a verlos detrás de cámara en una escena cotidiana.

Durante más de veinte años fotografié fotógrafos, en viajes, o cuando vinieron al país. Fue como una pasión, mirarlos y tratar de atravesarles la máscara. Ellos fueron siempre los que miraron, y yo quise atrapar esa mirada inquisidora, profunda, que estos personajes tienen y que si uno recorre su obra lo puede comprobar.

Son todos muy conocidos, con infinidad de exposiciones y libros publicados, por eso me despertaron una gran admiración y por eso los perseguí hasta que logré que posaran para mí.  A algunos no tuve que perseguirlos tanto.

En mis viajes a Arles tuve la oportunidad de conocer a muchos de ellos, a otros logré capturarlos cuando vinieron a Buenos Aires.

Me gustaría que se destaque que en la mayoría de estas fotos yo me acerqué y los miré y ellos a su vez me miraron, hubo un encuentro de miradas. Prácticamente todas las tomas fueron hechas con un lente 50 mm, estando cerca y mirando. Y con algunos de ellos, había que tener coraje para hacerlo. Yo era una joven fotógrafa, y ellos ya eran todos consagrados.

 

Estas fotos fueron tomadas en la era predigital.

Todos estos fotógrafos son de una generación anterior al surgimiento de lo digital, época a la que yo también pertenezco. Por lo que quise respetar ese recorrido, presentándoles en esta muestra copias analógicas, en papel fibra, bromuro de plata (silver print).

Es decir, esta es una muestra completamente analógica de principio a fin.

Las fotos de Cristina Oribe y Sara Facio fueron tomadas en el 2013, lo que significó un desafío para mi ya que usé  mi Leica R6, en esta época tan tecnológica.